Cómo mejorar la atención al cliente en peluquerías, centros de belleza y barberías

Clientes 2

Gestión de clientes: La piedra angular

Nunca hay que olvidar que el cliente es la piedra angular de todo negocio. No se trata tanto de vender cada vez más productos o servicios, o de que los informes de rendimiento del negocio muestren mayores ingresos y rentabilidad. Estos son en realidad consecuencias de una práctica cuyo inicio radica en la manera como tratemos al cliente y lo hagamos sentir satisfecho para que éste decida volver. Así, al cambiar el paradigma de los negocios, y pensemos más en las personas y no en los números o procesos, el éxito podrá estar más cerca de nosotros.

Cada cabeza es un mundo

Trabajar con personas siempre representa un reto. Como dice el viejo refrán, cada cabeza es un mundo y, en esas infinitas posibilidades de gustos, exigencias y ánimos, quien presta un servicio debe tratar de conjugar todos sus esfuerzos para sacar una sonrisa y un gesto de satisfacción en sus clientes. Esta situación es más evidente tanto en peluquerías, centros de belleza como en barberías pues en este tipo de negocios el trato con las personas es más directo, el servicio es sobre el cuerpo mismo de los clientes, por lo que estos esperan no ser tratados con el mayor cuidado y esmero y no como una mercancía más.

La regla de oro de la fidelización

La regla de oro para fidelizar a los clientes es tratarlos como nos gustaría ser tratados a nosotros mismos. Que el cliente, desde el mismo instante que llega, se sienta la persona más importante del mundo y reciba el más mínimo cuidado en cada uno de los detalles. Para lograr esto es indispensable que el grupo de empleados se forme en gestión de clientes a través de cursos y charlas. La atención respetuosa, sin exagerar hasta convertirla en un estorbo, debe ser constante. Para ello, el ofrecer alguna bebida como agua, te o café,  y un dulce que acompañe la bebida, hará más agradable la espera. La idea es convertir la ida al salón de belleza en un tratamiento tanto del cuerpo como del alma.

Una experiencia perfecta

Una atención adecuada debe ir acompañada también de un espacio agradable. Sin estridencias en la música de ambiente, con un mobiliario cómodo y en buen estado, con pisos y paredes limpias, con toallas nuevas e implementos higiénicos. En fin, que no quede duda de que la pulcritud y el orden sean estados permanentes en el local. De lo que se trata es de ofrecer la experiencia perfecta para que el cliente se sienta en paz, valorado y con ganas de volver siempre. Este es el secreto de la gestión de clientes.

Cada cliente es único

Sobre esta base creamos la experiencia perfecta para cada uno, sabemos que cuesta recordar qué preferencias tiene cada uno, cómo toma el café, que tipo de productos le gusta más, quien es su empleado favorito…utiliza las notas en el programa para estar preparado para ofrecerle lo que espera y exceder en lo que no espera y así nos aseguraremos de poner la guinda a su experiencia en nuestro local, además de saber que volverá.

Share