Posts

objetivos de ventas

La importancia de los objetivos de ventas individuales en tu salón de belleza

En más de una ocasión en nuestro blog, hemos hablado de la importancia del trabajo en equipo en un salón de belleza, o spa.

Sin embargo, hoy queremos centrar nuestra atención en los objetivos de ventas individuales en tu organización. Alcanzar los objetivos de ventas de un negocio, representa un gran desafío. Todos tienen que trabajar para alcanzar la meta, pero no todos pueden contribuir de la misma forma.

En general, el propietario de un salón de belleza fija objetivos de ventas individuales iguales para todos; sin embargo, cada persona es diferente y sus habilidades dependen en gran medida de su experiencia
.
No se puede pedir el mismo nivel de ventas a un miembro del equipo recién llegado a tu salón, que a una persona que lleva trabajando a tu lado durante más de cinco años. Simplemente, los objetivos de ventas tienen que adaptarse a la situación, y a la persona.

¿Cómo fijar los objetivos de ventas?

El primer paso es determinar las expectativas de ventas generales del salón, en un determinado periodo de tiempo. Para hacer eso, hay que tomar en cuenta todas las variables (periodo del año, crecimiento general a lo largo del tiempo etc.) Una vez definido el objetivo, es el momento de evaluar en qué medida cada empleado puede contribuir al mismo.

A este punto, la mejor manera para entender qué nivel de contribución te puedes esperar de cada empleado, es la de organizar un encuentro individual semanal con cada uno de ellos, durante el cual tendrás que tomar en cuenta los siguientes puntos:

1) Ventas totales del empleado durante la semana precedente
2) Individuación de eventuales problemas, y obstáculos que han podido limitar las ventas durante la semana
3) Individuación de posibles soluciones
4) Expectativa de ventas del empleado durante la semana siguiente, basada en su experiencia personal

Una vez analizados todos los puntos, ha llegado la hora de decidir con el empleado un resultado que sea alcanzable, pero al mismo tiempo ambicioso. Para eso, es necesario salir de la zona de confort, e ir aumentando progresivamente el nivel de ventas requerido, semana tras semana.

Una vez que el empleado haya aceptado el objetivo, una buena idea es la de hablar de todas las herramientas y estrategias que tiene a disposición para alcanzarlo; por ejemplo, eventuales ofertas semanales que podrá utilizar para captar mayores clientes.

¿Qué puedes obtener fijando objetivos de ventas individuales?

Antes de todo, entenderás el nivel de autoconfianza de todos los miembros del equipo. Notarás que algunos tienden a fijarse objetivos muy modestos, por miedo a no poder alcanzarlos; pero eso es un buen punto de partida para hacerles cambiar de actitud, y aumentar su autoestima.

En segundo lugar, darás una imagen de líder que se preocupa por cada uno de sus colaboradores; este punto aumenta considerablemente la motivación. Tus colaboradores harán de todo para satisfacer las expectativas.

Por último, podrás individualizar los puntos débiles de cada uno de ellos, ofreciendo un tipo de formación más mirada y eficaz.

¿A qué tipo de problemas podría enfrentarme si fijo objetivos de ventas individuales?

En general, fijar objetivos de ventas individuales no tendría por qué generar resistencia en tus colaboradores. Sin embargo, si hasta ahora no lo has hecho nunca, tus empleados podrían tener la impresión de que quieras mantenerlos excesivamente bajo control.

La solución es la de enseñarles las ventajas de este nuevo método de medición de los resultados. El objetivo de ventas general existirá siempre, pero ahora estará mejor repartido entre todos. Además de eso, gracias a este método podrán obtener un mejor seguimiento y crecer más rápido como profesionales.

Comparte las historias de éxito

El último consejo que podemos darte, es de compartir siempre las historias de éxito de tu equipo. Una historia de éxito tiene un poder extraordinario: aumenta la motivación y confiere protagonismo a todas aquellas personas que han logrado alcanzar, y superar, las expectativas.

En un trabajo el dinero es importante, pero lo es aún más el reconocimiento de parte del líder, y de los compañeros de trabajo. La satisfacción personal es un motor extremadamente potente.

equipo de trabajo

La importancia de la cultura empresarial para un salón de belleza, o spa

La cultura empresarial para un salón de belleza, o spa, es algo que no se puede descuidar: cuanto más definida sea, mejores resultados se obtendrán en todos los aspectos del negocio:

1) Productividad
2) Beneficios
3) Retención del equipo
4) Fidelización de los clientes

Puede que no estés familiarizado con este concepto, así que lo definiremos como: “la forma de pensar y de comportarse de una organización”.

En general, la definición parece bastante sencilla; en realidad definir la cultura empresarial representa un verdadero desafío.

En este artículo te sugeriremos la mejor manera para crear la cultura empresarial que tu salón de belleza, o spa, se merece.

1) Definición la cultura empresarial: Antes de todo, tienes que definir exactamente qué resultados quieres obtener en los cuatro puntos que hemos mencionado anteriormente. Por ejemplo, ¿qué nivel de productividad quieres obtener? ¿Qué resultados individuales de tus trabajadores son necesarios para llegar hasta ahí? ¿Todos los miembros de tu equipo se sienten involucrados en el negocio? ¿Qué nivel de fidelización de los clientes quieres alcanzar? Etc.

Definiendo la cultura empresarial te será más fácil identificar los puntos débiles de tu negocio. Conocer un problema es el primer paso para solucionarlo.

2) Compromiso: En este punto muchos propietarios de salones, y spas, se encuentran estancados. Sabes perfectamente adónde quieres llegar, pero al mismo tiempo te das cuenta que determinadas decisiones te empujarán a ti, y a tus trabajadores, fuera de vuestra zona de confort.

Si tienes clara la situación, y entiendes qué cambios se necesitan en tu forma de trabajar, el miedo no es una opción. Un líder tiene que comprometerse a alcanzar el resultado, aunque eso requiera tomar decisiones difíciles. Este punto tiene que ser parte de tu cultura empresarial.

3) Liderazgo: Para llegar a tener una cultura empresarial eficiente, el liderazgo es un punto fundamental. Liderar eficazmente significa dedicar tiempo suficiente a tu equipo, a su formación y gestión.

Algunos propietarios de salones de belleza creen que dedicar un par de horas a la semana a su equipo sea suficiente; en realidad habría que invertir en esta tarea por lo menos un 60%-70% del tiempo de trabajo total.

No prestar suficiente atención al equipo provoca que la cultura empresarial sea débil, y poco eficiente. Considerando que la creación de la cultura empresarial tendría que ser tu prioridad, este punto no lo puedes descuidar en absoluto.

4) Tomárselo en serio: Puede que hayas pensado que la cultura empresarial sea algo del que solo los grandes salones de belleza tendrían que preocuparse. En realidad, no importa el tamaño de tu negocio; la cultura empresarial es fundamental en todos los casos.

No se trata de un concepto de moda, sino de la forma en que gestionas y lideras tu salón. Si no tienes las ideas claras, tómate en serio el asunto y define con la mayor claridad posible tu sistema de trabajo.

Por último, aunque pienses que tu negocio ya tenga su cultura empresarial bien definida, a veces es suficiente reflexionar un poco sobre el tema para darse cuenta que se puede mejorar. ¿Aceptas el desafío?

cliente salón de belleza

Cómo conseguir que los clientes pre-reserven su cita regularmente

Conseguir que un nuevo cliente acuda a tu salón de belleza, o centro de estética, representa la oportunidad de convertirlo en un cliente fiel. Sin embargo, muchos propietarios de negocios centran todo su esfuerzo en conseguir esa primera cita, y se olvidan de la importancia de fidelizar a sus clientes.

Conseguir que los clientes pre-reserven su cita regularmente, y enseñar qué comportamiento te esperas de ellos es extremadamente importante. A pesar de ello, muchas veces nos olvidamos de hacerlo o no sabemos cuándo hablarlo con la persona que acuda a nuestro salón por primera vez. En este artículo te enseñaremos algunos puntos clave, que te ayudarán a fidelizar a los nuevos clientes, y a conseguir que pre-reserven su cita regularmente.

1) El momento oportuno: El momento más oportuno para explicar quién eres, y tu forma de trabajar, es durante la cita y no en la fase de check-out.

La fase de check-out suele ser más rápida; el cliente tiene ganas de dejar el salón lo antes posible, o podría tener otros asuntos de los que ocuparse.

Piensa sólo en el tiempo que tienes a disposición durante una coloración, o mientras estás peinando o cortando el pelo a tu cliente. Ese es el momento durante el cual tendrías que explicarle la filosofía de tu negocio y las ventajas de pre-reservar su próxima cita.

2) Incentivar el buen comportamiento como cliente: En muchos casos, los clientes no pre-reservan otra cita con la excusa de que desconocen el tiempo que tendrán a disposición en las semanas siguientes. Lo único que dicen es: “Llamaré yo cuando lo necesite”.

Educar al nuevo cliente para que su visita al salón se convierta en una costumbre, es una óptima estrategia. El cliente tiene que ser incentivado a hacerlo, por ejemplo, premiándole en el caso pre-reserve su cita y, sobre todo, acuda a la misma.

3) ¿Qué tipo de incentivos puedo ofrecer?: Una buena idea es la de ofrecer un descuento por cada pre-reserva. Otro excelente incentivo que puedes ofrecer es un servicio adicional gratuito (manicura, tratamiento capilar etc.)

Intenta ofrecer diferentes incentivos y mira el resultado. ¿Cuál funciona mejor para tu salón?

4) Penalizar los malos hábitos: Desafortunadamente, hay muchos clientes que con su comportamiento pueden afectar negativamente a tu negocio. Por ejemplo, los que cancelan su cita el mismo día de la reserva, o que directamente no acuden a la misma.

Una forma para evitarlo, es la de penalizar estos malos hábitos. Algunos piden un adelanto del precio del servicio; un porcentaje que el cliente pierde en el momento en que no acude a la cita programada. Esta es una buena estrategia, pero puede resultar peligrosa. El cliente penalizado podría decidir no volver al salón en futuro.

Otra forma de penalizar al cliente, es comunicarle que no podrá reservar otras citas en futuro si no las respeta; sigue siendo una técnica arriesgada, pero “duele menos” que perder dinero.

5) El dialogo con el cliente: A este punto sólo te falta saber cómo puedes comunicar al cliente tu forma de trabajar y lo que te esperas de él. A continuación te proponemos un ejemplo que podrás modificar como más te convenga.

“Me alegro que hayas decidido visitar nuestro salón. Así es como solemos trabajar con nuestros clientes: normalmente reservamos las citas con antelación. Por el tipo de servicio que has requerido, programo una segunda cita cada [dos semanas, dos meses etc.] La idea es la de mantener siempre el mejor de los resultados.

Para los clientes que pre-reservan su cita regularmente ofrecemos también un pequeño incentivo. Lo que te puedo proponer es [un descuento, una manicura gratuita, un tratamiento etc.] Lo importante es acudir a la cita puntual, y no cancelarla.

También te avisaremos un par de días antes para recordártela. ¿Qué te parece? ¿Cuándo podrías volver?”

La idea es que el dialogo sea sencillo, eficaz y enfocado en las ventajas que el cliente puede obtener reservando su cita con antelación.

Como ves conseguir que los clientes pre-reserven su cita depende sólo de ti. ¿Estás listo para aplicar estas técnicas en tu salón?

Contratar a un nuevo empleado. ¿Qué es lo que cuenta?

Recibes una llamada de alguien interesado en tu oferta de trabajo en el salón. Lo primero que te pregunta es: “¿Qué salario ofrecéis?

Nunca hemos entendido por qué el tema del sueldo empiece antes de poder preguntar: “Cuéntame algo sobre tu experiencia”.

Contratar a un estilista, masajista, esteticista etc. tiene que ver con encontrar la persona que encaje con los requerimientos en términos de experiencia, competencia y personalidad. No se trata únicamente de contratar a un empleado, sino de encontrar la persona correcta para cubrir el puesto. Es una inversión de tiempo, energía y recursos que representarán una oportunidad de crecimiento para el profesional seleccionado.

Si el sueldo es el único tema importante en la entrevista, algo no funciona. Muchos propietarios de salones de belleza, centros de estética y spas se encuentran estancados en la conversación sobre el sueldo, o eventuales comisiones, mucho antes de saber si esa persona es la adecuada. El tema del sueldo tiene que llegar solo en un segundo momento.

En este artículo te enseñaremos cómo enfrentarte al proceso de selección sin quedarte estancado en el tema del sueldo. De esa manera aprenderás a contratar a un nuevo empleado de la forma más eficaz.

1) El candidato se vende y tú lo compras – Para que el candidato pueda ser seleccionado, tiene que saber “venderse”. Centrarse de inmediato en el tema del sueldo comporta un problema de enfoque importante. El dinero no deja espacio al concepto de oportunidad. Si lo que ofreces al candidato es la oportunidad de crecer como profesional, y de perseguir una carrera en el sector, este tendría que ser uno de los puntos más importantes en la entrevista. Reflexiona sobre lo que estás ofreciendo realmente: ¿Sólo es dinero o es una oportunidad?

2) Antes de todo la historia del candidato – Tu primer objetivo en la entrevista tiene que ser aprender todo lo que puedas sobre la historia profesional del candidato. Ayúdale a quedarse centrado en su curriculum, y pregúntale sobre su experiencia y aspiraciones. Si te pregunta enseguida sobre el sueldo, contesta algo parecido a: “Ya llegaremos a este punto, pero antes me gustaría saber algo más de ti”.

3) Aclara todos los puntos del curriculum – Una de las cosas más importantes es tener una idea clara de toda la historia profesional del candidato, y de aclarar los puntos que pueden parecer problemáticos. Por ejemplo, el candidato podría contarte de haber tenido problemas con su anterior jefe. Pregúntale más en detalle sobre el problema y asegúrate que lo mismo no pueda pasar también en tu salón. No cuentes más sobre la oportunidad que estás ofreciendo, antes de haber aclarado todos los puntos que consideras oportuno tratar.

4) Ahora, cuenta tu historia… – A este punto ha llegado el momento de contar la historia de tu negocio, y qué es lo que ofreces concretamente. Empieza contando algo de tus inicios, subrayando eventuales logros. Comparte tus historias de éxito y facilita detalles sobre el sistema de trabajo, la cultura empresarial, la misión y visión etc. A continuación, puedes explicar cómo serán los primeros días en la nueva posición y qué expectativas tienes. De esa manera estarás explicando en detalle las características del puesto y los beneficios que el candidato puede esperarse trabajando por ti. No hables del sueldo todavía y céntrate en los beneficios principales del puesto en general.

5) ¿Es el candidato correcto? – A este punto ambas partes han tenido la oportunidad de conocerse mejor. Has escuchado la historia del candidato y él ha podido saber más sobre tu negocio. En una entrevista de trabajo, no se trata únicamente de evaluar al candidato. En realidad la evaluación es recíproca. Ha llegado el momento de saber si hay interés por ambas partes en empezar esta colaboración. Pregunta al candidato si cree que el puesto de trabajo que ofreces podría interesarle. Si la respuesta es “sí” puedes seguir en el proceso de selección, si es “no” pregúntale el por qué e intenta entender la razón de su hesitación.

6) La decisión mutua – Si ambas partes habéis “sobrevivido” hasta la fase 5 de la entrevista, ha llegado el momento de tratar el tema del sueldo. Eso no quiere decir que el candidato seguramente aceptará tu oferta, pero tendrá todos los elementos para tomar la decisión correcta. Ahora el sueldo no será su única preocupación, ya que conocerá todas las demás cosas que puedes ofrecerle.

Recuerda que son pocas las personas que aceptan un trabajo sólo por el sueldo (hay profesionales así, pero son una minoría). Hay otros elementos que se toman en cuenta, como las oportunidades de carrera o de crecimiento profesional.

Si te has encontrado estancado en el tema del sueldo demasiado pronto durante el proceso de selección, la culpa no puede recaer únicamente sobre el candidato. Tienes que aprender a guiar de la forma más eficaz la entrevista. Si sigues estos seis pasos, contratar a un nuevo empleado será mucho más fácil.

7 propósitos de liderazgo para tu salón en 2017

¿Qué mejor manera de empezar el nuevo año hablando de propósitos para tu salón de belleza, o spa? En este artículo te sugeriremos 10 propósitos de liderazgo que te ayudarán a alcanzar el éxito.

Propósito 1…¡Olvídate de tus miedos!: Todos los emprendedores son víctimas del miedo de vez en cuando. Las malas costumbres y las decisiones equivocadas son una amenaza constante. Sin embargo, el miedo no es buen amigo de los negocios. El primer propósito del año nuevo tendría que ser olvidarte de los miedos y pasar a la acción. No hay peor cosa que quedarse estancados y no progresar por el miedo a no obtener el resultado deseado

Propósito 2…Liderar al máximo nivel: En nuestro blog hemos hablado muchas veces de la importancia de liderar tu salón de belleza, o spa, al máximo nivel. Eso se traduce en un compromiso constante para obtener el mejor de los resultados. Si tienes dudas sobre cómo liderar correctamente tu salón, echa un vistazo a nuestros anteriores artículos y descubrirás muchas sugerencias preciosas para tener éxito en esta tarea.

Propósito 3…¡Cuida a tus colaboradores!: Las personas que han decidido acompañarte en tu aventura empresarial son el recurso más importante de tu negocio. Sabemos que hay muchas responsabilidades y decisiones para tomar, pero olvidarte de tus colaboradores es lo peor que puedas hacer. Este año, dedícales más tiempo. Comprométete en ofrecerle la mejor formación posible y facilítale un feedback constante. Ellos te lo agradecerán y tú verás grandes resultados en menos tiempo.

Propósito 4…¡Conviértete en el mejor de los comerciales!: Un salón de belleza vende servicios, así que el aspecto comercial de tu negocio no lo puedes olvidar. Aunque puedas tener una idea diferente de tu negocio, más centrado en el aspecto “artístico” de tu profesión, la verdad es que estás intentando vender algo y ese “algo” necesita ser promocionado y vendido. Si eres un gran estilista, pero un pésimo comercial, no podrás llegar muy lejos. Céntrate en fortalecer tus competencias comerciales este año.

Propósito 5…¡Haz la diferencia!: Uno de los aspectos más emocionantes de un negocio tiene que ver con la posibilidad de “hacer la diferencia”. Eso consiste en crear algo de valor, y en representar un punto de inspiración para tus clientes. Los salones de belleza, centros de estética y spas hacen la diferencia en la vida de las personas, pero solo si ese es un objetivo del negocio. Piensa bien de qué manera quieres hacer la diferencia en los demás.

Próposito 6…¡Ten clara la misión y visión de tu negocio!: Este punto está directamente conectado con el que acabamos de mencionar. Aunque parezca raro, la mayor parte de los dueños de salones no tienen muy clara su visión y misión de negocio. ¿Has pensando alguna vez qué objetivo quieres alcanzar? ¿Qué es lo que hace tu salón único? ¿Adónde quieres llegar? Nunca es tarde para pensar en ello. Coge una libreta ahora mismo y apunta tu misión y visión. Luego, empieza a trabajar para convertirlas en tu filosofía empresarial.

Propósito 7…¡Mantén la perspectiva!:  Este último punto es el más fácil de entender pero también el más importante. Ahora que sabes dónde quieres llegar, sólo te queda trabajar para alcanzar tus objetivos. Mantener la perspectiva, tomando en cuenta unas expectativas realistas es la mejor estrategia que puedas seguir para alcanzar el éxito.

Ahora que tienes un listado de propósitos de liderazgo para el 2017, conviértelos en tu lema. Trabaja duro, no desistas, y este será el mejor año de tu salón de belleza, o spa. ¡Prometido!

¿Cómo tener un salón de belleza cinco estrellas?

¿Qué te esperas de un restaurante o un hotel cinco estrellas? Seguramente, la máxima calidad y una experiencia sin precedentes. Una puntuación cinco estrellas no solo es sinónimo de calidad, sino también un “status symbol”.

Tener un salón de belleza cinco estrellas tendría que ser el objetivo de cualquier propietario. Pero, ¿qué significa esa puntuación? ¿Cómo puedes estar seguro de haberla alcanzado?
Empecemos echando un vistazo a lo que significa cada puntuación:

1 estrella es lo peor que te puedas encontrar.
2 estrellas mejoran ligeramente la situación (aunque siga siendo una mala puntuación).
3 estrellas es una puntuación media…nada especial.
4 estrellas demuestran la eficiencia de su líder y un sistema que funciona. Al mismo tiempo es sinónimo de una cultura empresarial comprometida con la calidad.
5 estrellas demuestran un compromiso total con todos los aspectos del negocio, calidad al máximo nivel y la seguridad de facilitar a los clientes la experiencia que se merecen.

Pero, ¿cómo se puede alcanzar ese nivel? ¿Qué tienes que hacer para conseguir un salón cinco estrellas? Vamos a verlo a continuación.

1) Empieza por ti…el líder: El cambio empieza siempre por el líder. Si la cultura empresarial necesita un cambio, antes de todo hay que conseguirlo en tu visión de negocio. Un empresario con una mentalidad de tres estrellas, nunca podrá conseguir un negocio cinco estrellas. Empieza por cambiar tu forma de pensar y verás los resultados en muy poco tiempo.

2) Sintoniza tu equipo en la “mentalidad cinco estrellas”: Para conseguir un salón de belleza cinco estrellas cada miembro de tu equipo tiene que remar en la misma dirección.

Si infundes la idea que los resultados de tu salón puedan llegar solo hasta un cierto nivel, tus colaboradores pensarán lo mismo. La prima pregunta que tienes que contestar es: “¿Por qué estamos haciendo esto?” La segunda es: ¿Hasta dónde queremos llegar y podemos llegar? Comunicando de forma clara con tu equipo, infundiendo motivación y compromiso, el camino hacia la excelencia será mucho más fácil.

3) Enfréntate a lo malo que se esconde entre bastidores: En general, los propietarios de salón tienden a esconder entre bastidores los problemas y las dificultades del negocio. Aunque parezca una buena estrategia para evitar posibles alarmismos, dejar escondidos los problemas no es la mejor manera para solucionarlos.

Reconocer los problemas e intentar solucionarlos es un punto fundamental del camino hacia la excelencia. Nadie ha dicho que un salón cinco estrellas nunca tenga que enfrentarse a problemas. Lo importante es intentar solucionarlos lo antes posible.

4) Tomate en serio tu responsabilidad: Los propietarios de salones de belleza que no reconocen su responsabilidad en todos los aspectos del negocio, nunca podrán aspirar a tener un salón de belleza cinco estrellas.

Eres responsable de las decisiones, de la cultura empresarial, de las dificultades y de cualquier otra cosa. De nada te servirá buscar el responsable de tus fracasos; el único responsable eres tú.

5) Enseña a tus empleados que la excelencia es fácil de alcanzar: una de las características más impactante de los salones cinco estrellas, es la de hacer percibir la excelencia como algo fácil de alcanzar. De hecho, cuando tu sistema de trabajo es eficiente, y la gestión del salón se lleva a cabo de la forma correcta, los resultados no tardan en conseguirse. El trabajo duro siempre tiene su recompensa.

Como ves, tener un salón de belleza cinco estrellas depende de ti, y de las personas que te acompañan en tu aventura empresarial. ¿Estás listo para el cambio?

¿Estás preparado para hacer crecer tu salón de belleza, o spa?

Si eres propietario de un salón de belleza, o spa, seguramente tendrás una visión muy precisa de los resultados que quieres alcanzar en los próximos años. Hacer crecer tu salón de belleza es antes de todo una cuestión de visión: ¿Qué metas quieres alcanzar? ¿Qué resultados te esperas?

Alcanzar el crecimiento que te has planteado tiene que ver sobre todo con tu actitud. En este artículo te enseñaremos cuatro preguntas que te harán reflexionar y te permitirán contestar a la cuestión: “¿Estoy preparado para hacer crecer mi salón de belleza? Vamos a verlas a continuación.

1) ¿Tu capacidad de liderazgo está creciendo al mismo ritmo de tu salón?

Liderar un pequeño salón de belleza, no es lo mismo que gestionar y liderar uno grande. Dicho eso, es fácil entender que tu capacidad de liderazgo tiene que desarrollarse al mismo ritmo que tu salón. ¿Estás listo para aceptar el reto? ¿Estás preparado para salir de tu zona de confort y tomar decisiones difíciles? Muchos propietarios de salones de belleza se quedan estancados y no consiguen cambiar su visión y actitud frente a los cambios. Si quieres que tu negocio crezca, tienes que crecer junto a él.

2) ¿Estás planeando el futuro de tu salón de belleza, o spa?

Los salones de éxito siempre planean su futuro. Pensar que el crecimiento sea algo natural, que vendrá por si solo tarde o temprano, es un error. Si no tienes una idea clara de los pasos a seguir para hacer crecer tu salón, es muy difícil que lo logres. La clave está en individualizar todos los riesgos, y las oportunidades, con antelación. Si no te has parado nunca en pensar cómo será tu salón en los próximos treinta días, seis meses o un año, te falta un plan.

3) ¿Eres capaz de delegar y evitar estar siempre involucrado en todo?

Uno de los errores más frecuentes de algunos propietarios es el de querer estar involucrados en todas las pequeñas decisiones del salón. Para conseguir un crecimiento importante, tienes que aprender a delegar. No tienes la capacidad física y psicológica para gestionar cada pequeño detalle. Aquí es dónde se requiere confianza. Si no confías en nadie, olvídate el gran crecimiento que te esperas (y te mereces).

4) ¿Estás desarrollando tu capacidad de gestión financiera?

Sin una correcta y eficaz gestión financiera, tu salón de belleza difícilmente conseguirá crecer al ritmo que te has planteado. Muchos salones viven bajo la constante amenaza de enfrentarse a una crisis financiera. ¿Sabes a qué se debe eso? Se debe a la falta de competencias técnicas de su líder. Si quieres lograr un importante crecimiento, construye un sistema financiero sólido.

Por finir, el nivel de crecimiento de tu salón depende también de tu capacidad de pensar en grande. ¿Qué meta quieres lograr en los próximos cinco años? ¿Cómo será tu salón dentro de diez años? ¿Lo tienes claro?

Si lo tienes claro, empieza a trabajar para lograrlo. ¡El éxito es algo que solo tú puedes conseguir, pero solo si empiezas a pensar de la forma correcta!